Seis de Cuervos


  • Título original: Six of Crows
  • Autora: Leigh Bardugo
  • Traducción: Miguel Trujillo Fernández
  • Año de primera publicación: 2016
  • Editorial: Hidra
  • Páginas: 539

Kaz Brekker, también conocido como Manos Sucias, porque acepta cualquier trabajo si la recompensa vale la pena, es uno de los mayores criminales del Barril.

Todo empieza cuando Van Eck, un importante mercader de la ciudad, le ofrece a Kaz nada más y nada menos que treinta millones de kruge si consigue rescatar al científico Bo Yul-Bayur de La Corte de Hielo. Se trata del creador de una nueva droga sumamente adictiva que solo afecta a los grisha y que potencia sus poderes. 


Kaz ideará un retorcido plan para poder infiltrarse en uno de los lugares más protegidos del mundo, en el corazón de un país helado. Cualquier movimiento en falso podría desbaratarlo todo. Y aquí entra en juego su equipo: un espectro, una mortificadora grisha, un antiguo druskelle, un diestro tirador y un fugitivo experto en demoliciones, (o eso dice él). “Seis personas, pero mil formas de que aquel plan demencial pudiera salir mal”. 

Sin llantos. Sin funerales

Leigh Bardugo nos vuelve a introducir en el grishaverso con una bilogía muy nueva y refrescante. Aunque no hayas leído ningún otro libro de esta autora, ambientado en este mundo en el que practican la Pequeña Ciencia, todo lo relativo a la construcción del mundo se entiende perfectamente y se nota que la construcción de este ha sido muy cuidada y tiene unas bases muy sólidas, no solo las órdenes de los magos grisha, también la sociedad mercante de Ketterdam, la religión fjerdana, todos los idiomas de este universo y cómo todos los habitantes hablan un idioma dependiendo del lugar del que proceden, de sus estudios o de sus vivencias… 

Ilustración de los personajes,
de Charlie Bowater.

Otro de los aspectos por los que esta novela sobresale es la construcción de sus personajes. Es una novela de personajes. Todos tienen un pasado, una razón que explica por qué son de esta manera, que justifica sus acciones. Viven el presente juntos, las acciones que unos hagan repercuten en los otros. Esto se nota mucho al final del libro, cuando el grupo está dividido, se les acaba el tiempo, y pasan muchas cosas en muy pocos segundos, calculados al milímetro como los segundos del Reloj Mayor de La Corte. Y también, hacen sus propios viajes internos para descubrir sus motivos para vivir: ¿merece la pena morir por esa recompensa?

Un libro lleno de acción, aventuras, medias verdades, romances turbulentos, traiciones y secretos, que lo convierten en una gran obra.

Nos vemos en el Reino de los Ladrones

Deja un comentario