Rincones en Madrid

Madrid. Unos más, otros menos, pero todos conocemos la capital española. Desde la famosa Gran Vía, pasando por la Plaza Mayor o la Puerta del Sol, hasta el Parque del Retiro y siguiendo por todos sus rincones tan famosos, Madrid es una ciudad de gran belleza y que merece la pena visitar.

Pero, a la hora de hacer un plan, ¿qué podemos hacer y qué lugares recorrer? Aquí te traemos algunos rincones (de los que muchos habrán oído hablar de ellos alguna vez, pero muchos otros no) para pasear y disfrutar.

La Tabacalera

Situada en el barrio de Lavapiés, la Tabacalera es un centro de arte (antiguamente una fábrica de tabacos, de ahí su nombre), donde hay exposiciones temporales y actividades relacionadas con la fotografía, el arte contemporáneo y artes visuales, así como un espacio donde se realizan talleres, actuaciones teatrales, mercadillos de artesanía… También tiene el proyecto “Muros”, por el que se recuperan los muros exteriores del edificio y lo convierten en espacios de arte urbano disponible para el disfrute de todo aquel que pase por ahí.

Barrio de las letras

Situado en el barrio de Cortes, es uno de los espacios con más encanto y mayor atractivo de Madrid. Es un homenaje a los grandes escritores que hicieron vida en sus calles durante el Siglo de Oro español. Las calles se encuentran adornadas con citas literarias de sus mejores obras con letras doradas. En la calle Cervantes, además, se encuentra la Casa Museo Lope de Vega, lugar donde vivió y murió el autor, que recrea el despacho donde escribía sus grandes obras.

Parque El Capricho

Situado en Alameda de Osuna, es uno de los parques más bellos y “desconocidos” de Madrid. Su interior se divide en tres tipos de jardines: de estilo francés, estilo italiano y estilo inglés. Algunos de sus rincones
más destacados son el Templete de Baco, el Laberinto y el lago. Cabe destacar también el búnker, construido durante la Guerra Civil, y que se encuentra conservado perfectamente y mucha gente desconoce.

Quinta de los Molinos

Situado en el barrio de Salvador, en el distrito de San Blas-Canillejas, es un parque histórico. Su fama se debe principalmente al espectáculo natural que dejan los almendros (mayormente en primavera, que es cuando florecen y dejan ver sus flores blancas y rosas). Además de sus jardines y árboles, también hay un bonito estanque, un molino y la “Casa del Reloj”.

Mercado de San Miguel

Una parada que no puede faltar en Madrid es la de los mercados gastronómicos. El de San Miguel, situado en la plaza con el mismo nombre, junto a la Plaza Mayor, es el templo gastronómico de la ciudad. El edificio conserva su estructura original, por lo que es un lugar digno de admirar por su exterior. Pero lo bueno está en el interior, donde se puede probar la mejor comida de los distintos rincones de España, así como vinos de primera calidad de todo el país.

Jardines de Sabatini

Situados junto al Palacio Real de Madrid, estos jardines destacan por su belleza en el cuidado de los mismos: los setos bien podados y colocados geométricamente, el estanque, las fuentes y las estatuas de los reyes para adornar, y los árboles que también siguen un patrón geométrico. Todo en conjunto da lugar a un tranquilo rincón desde el cual poder observar el palacio.

El rincón secreto

Situado en la Calle Alcalá, en el interior de la tienda más longeva de Salvador Bachiller, es un gastrobar que, según se entra, te traslada a un paisaje vegetal y romántico, lleno de magia, cuyo ambiente recuerda al estilo colonial inglés. De su carta destacan los batidos y cócteles, su especialidad.

Parque del Cerro del Tío Pío

Conocido comúnmente como “Parque de las Siete Tetas”, situado en el Puente de Vallecas, es uno de los mejores rincones de Madrid para poder ver el atardecer, además de dejar una gran vista panorámica de la ciudad desde cualquiera de sus colinas.

Andén 0 de Chamberí

La antigua estación de Chamberí, conocida actualmente como estación fantasma, cerrada desde 1966, fue convertida en museo. Se puede visitar la antigua estación, desde lo que eran las taquillas hasta el andén, y conocer así todos los elementos originales que permanecen desde 1919.

Deja un comentario