La indiscutible atemporalidad de The Smiths

En 1982, Manchester vio nacer a una banda de rock alternativo bajo el nombre de The Smiths durante la escena británica de música independiente de la década de 1980, la cual actualmente es considerada por la crítica como la banda de rock alternativo más importante de la historia. Su dúo de compositores, Steven Patrick Morrissey y Johnny Marr, cuyo sonido es único, atemporal y carismático, se han convertido en los autores más influyentes de varios álbumes musicales de culto del pop rock de todos los tiempos.

Hace más de treinta años que este grupo encendió la luz que nunca se apaga y que sirvió para iluminar el camino emocional y más sensible de jóvenes y adultos que veían en las letras de Morrissey y Marr un reflejo indiscutible de sus amargas o ásperas vidas. Letras perfectamente expresadas de manera intelectual que llegaban al alma de forma directa y penetrante. Miedos, inquietudes, incomodidad o incapacidad de adaptación a la realidad de un mundo que, en ocasiones, es superior a nosotros mismos. Sintoniza las emociones y une a todos aquellos que escuchan su música. Este grupo, sin duda, está marcado por las contradicciones y las tensiones entre lo ordinario y lo extraordinario, el individuo y lo colectivo y la universalidad y lo más regional y mundano. La sencillez y la nostalgia son elementos clave en sus composiciones, así como la expresión emocional a través de la desgracia y la exaltación de la sensibilidad. Puramente artístico.

El nombre del grupo era el más corriente que se me ocurrió en el momento y, a su vez, una representación de las limitaciones cotidianas. Esa parte de la sociedad ‘normal’, con sus glorias y sus miserias diarias

Steven Patrick Morrissey

Propusieron un regreso al conjunto rítmico clásico: guitarra, voz, bajo y batería, pero infinitamente melancólico. Su primer gran éxito llegaba en 1984 con Hatful of hollow, una recopilación impoluta de singles y de sesiones de la BBC, repleto de referencias a la cultura y literatura que Morrissey más admiraba. En él se encuentran dos de los temas más sublimes del grupo musical, como son How soon is now? y Heaven knows I’m miserable now.  

A principios de 1985, The Smiths lanzan su segundo álbum, bajo el título de Meat is murder. Un disco subversivo, repleto de combatismo y con numerosas declaraciones políticas. Ecléctico como el que más, el álbum introduce estilos muy diferentes y significativos como las baladas, el rock alternativo o el famoso rockabilly. The headmaster ritual nace como una canción influenciada por el más puro estilo de Pink Floyd como una crítica a la violencia institucionalizada en los colegios ingleses. Pasando por velados ataques a Margaret Thatcher, la industria musical o la monarquía, es indudable que el dueto era capaz de hacer con su música cualquier cosa que se propusiera.  

Morrissey es, probablemente, el hombre más letrado que jamás haya escrito música, y en 1986 volvió a hacer historia con el disco The Queen is deadEsta inigualable banda hace una combinación sublime con uno de los guitarristas más notables y extraordinarios, Marr, y el casi poeta Morrisey, que muestra sus lados más dispares a la hora de componer canciones tan distintas, pero estupendas, como son There is a light that never goes outCemetery Gates, la desoladora balada de know it’s over The Queen is dead, la canción que da nombre al propio disco. Los acordes y riffs de Marr que están presentes en todos los temas del disco podrían analizarse durante horas, pero jamás perderían la esencia y originalidad que les hace tan especialmente buenos. Sin duda, el salto a la fama de The Smiths con este disco fue, cuanto menos, prometedor, con una unidad y elegancia musical indiscutibles. 

Strangeways here we come ve la luz en 1987 como el último disco del grupo anglosajón, y la crítica habla de él como uno de los mejores de su discografía. A nivel de musicalidad es su disco más ambicioso y variado. Apuestan por la unión de voz y diferentes instrumentos como teclado, guitarras, saxofones y armónicas, y los diez temas con los que cuenta el disco presentan un enorme potencial. Stop Me If You Think You’ve Heard This One Before, Paint a vulgar pictureLast Night I Dream That Somebody Loved Me o la cínica Girlfriend in a Coma son ejemplos del talento de los artistas de Manchester que no dejan a nadie indiferente.  

To die by your side is such a heavenly way to die…

Steven Patrick Morrissey

A modo de conclusión, es una realidad afirmar que la carrera musical que dejan The Smiths como legado no es comparable con otros grupos de la década. Con apenas seis años de actividad en el universo musical, y con solo cuatro álbumes de estudio, sin tener en cuenta sus recopilatorios de sencillos, consiguieron y aún consiguen posicionarse, como ya hemos expresado con anterioridad, como uno de los grupos más importantes de la historia del indie sound. Sin duda, marcaron una época y un estilo únicos, además de introducir una enorme sensibilidad en ese gran desconocido que era el rock alternativo de los años 80s, ¡y no podéis dejar de escucharlos! 

Deja un comentario