Memorias de Idhún

Dos mundos, una profecía y una fantasía. La Tierra e Idhún son dos lugares totalmente diferentes. En Idhún existen seis razas sangrecalientes: humanos, celestes, féericos, varu, gigantes y los yan. Así como algunas criaturas mágicas: unicornios, dragones y sheks (serpientes aladas) que se verán en medio de una gran guerra entre los sangrefría y los sangrecaliente. A continuación hay un profundo análisis de los tres tomos de la trilogía, así que cuidado si no los habéis leído.

¡ALERTA SPOILER!

Memorias de Idhún I: La resistencia

El primer libro de la saga sitúa a los personajes frente a las adversidades que se van a encontrar. Relata la historia de Idhún y sitúa los bandos de la guerra: el Séptimo dios con los sangrefría y los Seis Dioses con los sangrecaliente.

Comienza con el asesinato de la familia de Jack, que no conoce el mundo de Idhún. Alsan y Shail, le protegen de Kirtash y Elrion y le trasladan a Limbhad, el refugio de La Resistencia, donde conoce a Victoria y el dilema en el que se ha visto envuelto. El conflicto comienza tiempo atrás, cuando Ashran, con ayuda de la magia de los dioses, hizo una conjunción astral de los tres soles y tres lunas de Idhún para liberar a los sheks y asesinar a todos los dragones y unicornios del lugar.

Los idhunitas consiguieron mandar una cría de dragón y unicornio a la Tierra para proteger la especie de su extinción. Shail y Alsan fueron los enviados para encontrar a las criaturas y Kirtash el elegido para acabar con ellas. El objetivo es encontrar al último unicornio y dragón. Mientras saltan de aventura en aventura, aparecen sentimientos muy complejos que se irán comprendiendo a lo largo de la trilogía. Jack y Kirtash aman a Victoria y ella ama a los dos.

En una desventura, Sheil es enviado de nuevo a Idhún y Alsan es atrapado y resulta ser objeto de un experimento fallido de Elrion que lo convierte en un hombre-lobo incompleto. Kirtash traiciona a los suyos por Victoria lo que obliga a Jack a hacer una tregua con él a pesar de su odio profundo por los sheks. Tanto Victoria como Jack descubren que en ellos están el unicornio y el dragón y que serán ellos los que tendrá que hacer cumplir la profecía.

Memorias de Idhún II: Tríada

En el segundo tomo, tanto Kirtash como Victoria pueden adoptar su verdadera forma, shek y unicornio respectivamente, pero Jack se ve incapacitado para transformarse en dragón. En busca de respuestas, Victoria y él viajan a la tierra de los dragones.

El pacto entre Jack y Kirtash se ve comprometido por las almas naturales y celos por Victoria de ambos. Se enfrentan en una pelea a muerte en la que Jack cae por una profunda sima y Victoria pierde todo vínculo con él, como si no existiera, y lo cree muerto. El dragón fue transportado al mundo de Umadhún, el de los shek, por la madre de Kirtash, Sheziss. Ella le mantiene cautivo hasta que consigue controlar su odio por los shek y lo libera justo a tiempo para impedir que Victoria mate a Kirtash por su supuesta muerte.

El gran final de este libro es la profecía que no se llega a cumplir. La indecisión de Victoria entre la vida de Jack o Kirtash hace que ella pierda su cuerno de unicornio.


Memorias de Idhún III: Panteón

El tercer libro incluye la conciliación del trío amoroso entre Jack, Kirtash y Victoria, cuando descubre que está embarazada. La aparición de los Seis Dioses y su intervención en Idhún, con la ayuda de La Resistencia, desencadenará una masacre que acabará con la vida de Alsan y los sheks huyen a un nuevo mundo.

Al nacer Erik, hijo de Jack y Victoria, se mudan, junto a Kirtash, a un lugar de Idhún apartado de los que no entienden su relación. Tras el nacimiento de Eva, hija de Victoria y Kirtash, tienen que huir a la Tierra por la naturaleza shek de la niña. Victoria le cede a Shail su cuerno de unicornio concediéndole el último resquicio de magia de Idhún.

Un triángulo amoroso difícil de comprender, una guerra que nunca termina y una profecía que pretende cumplirse. La saga Memorias de Idhún crea un ambiente muy distinto a cualquier relato que hayamos escuchado. La relación que hay entre Jack, Victoria y Kirtash no es para nada convencional y es un detalle que hace la historia más especial de lo que ya es. Laura Gallego consigue, una vez más, adentrarnos en un nuevo mundo en el que la alternancia de la historia entre Idhún y la Tierra acerca y hace comprender la magia de la fantasía a los lectores.

Deja un comentario