El bosque de las vírgenes

Jean Dufaux y Béatrice Tiller

En el bosque de las vírgenes, solo ellas pueden encontrar refugio. El bosque y sus habitantes las protegen, y los intrusos no son bienvenidos. Y una guerra asola el reino.


Humanos y Bestias (animales con forma antropomórfica e inteligencia y forma de vida humanas) llevan enfrentados desde hace años, en una guerra de desgaste que parece no acabar nunca. Por eso, ambas partes deciden hacer un pacto. Con la unión de Alba, hija del señor de Arcan, y Lobo de Fuego, hijo de Lobo Segador y uno de los capitanes más importantes de las Bestias, ambas partes pondrán fin a sus diferencias.

Hombre, no matarás a la Bestia. Bestia, perdonarás la vida al Hombre. Vivid en paz y respetad a quien os respeta.

Este matrimonio concertado no era el futuro que Alba quería para ella. Una unión monstruosa a sus ojos. Por ello, con la ayuda de su hermano, traicionan el pacto y asesinan a Lobo de Fuego. Ella huye al bosque de las vírgenes, donde dice la leyenda, podrá refugiarse de todos aquellos que quieran dañarla. Pero los habitantes del bosque también sienten la amenaza de los humanos, y faunos, arpías, centauros y otros seres híbridos empiezan a cuestionarse los unos a los otros, si han de apoyar la guerra y dejar de proteger a las refugiadas, o por el contrario, mantener ese santuario…

¡Que los colmillos arranquen la carne, que las garras desgarren la piel!

La guerra es cada vez más encarnizada, y cuerpos de ambos lados yacen en los campos cubiertos de sangre. Piel y armas contra pelo, garras y colmillos. Arrojados, feroces, valientes y brutales. Ambos bandos sufren pérdidas cada vez mayores. Y el último recurso de los humanos para no ceder ante el avance de las bestias es recurrir a Maese Clam, el Matalobos. Pero este hombre esconde un secreto. El tipo de secretos que se esconden en el bosque de las vírgenes.

En este mundo no queda nada equilibrado, excepto la luna, que dicta sus leyes e impone su cadencia a los demás, aunque eso nos lleve a la desgracia.

El guion de Dufaux y el dibujo de Tiller hacen de este cómic una absoluta maravilla. Además, la edición de Yermo ediciones cuenta con una sección de extras que incluye ilustraciones, un boceto de cómo diseñan el guion y las viñetas y una entrevista con el escritor.

Un cuento de hadas gótico, que bebe de otros cuentos y leyendas populares como Caperucita Roja, La Bella y la Bestia o el Drácula de Bram Stoker. Cuenta con una atmósfera muy bien cuidada, acompañada de viñetas con una composición visual muy potente, decorados y paisajes muy bien detallados y un gran diseño de personajes, como las expresiones de los lobos, los linces y los zorros o los diseños de los faunos y las arpías.En nuestra época no tenemos tiempo de disfrutar de lo fantástico: debemos ser productivos, competitivos, y para eso nos alejamos de los senderos de la fantasía, que son los mismos del sueño y el descanso. Hoy cruzamos bosques por las carreteras, pero yo prefiero recorrerlos por pequeños senderos… Para mí, dentro de un bosque de verdad siempre habrá un ogro. Si partimos del principio que un bosque es una molestia que hay que cruzar rápidamente o que simplemente hay que talar, también estamos matando a sus ogros. Vivimos en una época en que no perdemos el tiempo con los ogros del bosque.

Deja un comentario