La Historia de Pixar

Este documental grabado en 2007, escrito, producido y dirigido por Leslie Iwerks, profundiza en la historia de este gran estudio de animación, sus inicios, cada una de las películas que fueron creando, la gran familia que formaban como equipo…

Y es que, la historia de Pixar está muy ligada a la historia de la computación en 3D y a la vida de tres personas: John Lasseter como creativo, Ed Catmull como ingeniero y Steve Jobs como empresario.

De izquierda a derecha: Ed Catmull, Steve Jobs y John Lasseter.

Los tres desarrollaron Pixar a partir del deseo de hacer un largometraje completamente mediante computación 3D. Primero, pasaron por los míticos cortos de animación de Luxo Jr, la lámpara que se convertiría en el logo de la empresa; La tostadora valiente, una película que no tuvo tanto éxito, y Tin Toy, que ganaría un Oscar a mejor corto y sería el germen para ese largometraje que revolucionaría la animación: Toy Story, en 1995.

Sorprendentemente, la trama inicial de Toy Story era todo lo contrario al resultado que podemos ver actualmente. Los personajes no tenían encanto, la historia no estaba bien construida, ¡no más decir que Buddy era un juguete cruel y desconsiderado!

Primeros diseños de Buzz y Woody

La fecha de estreno se acercaba y la presión no podía ser mayor, pero decidieron hacer borrón y cuenta nueva, y en ese poco tiempo, rediseñaron a los personajes y la historia cobró vida.

Tras el éxito que fue Toy Story, se venía lo que Steve Jobs llamaba «el terror al segundo producto». ¿Y si la siguiente película no era tan buena como la primera? ¿Y la tercera? ¿Y si todo lo demás era un absoluto fracaso? Pero eso no podía estar más lejos de la realidad.

En 1998 hicieron Bichos: una aventura en miniatura. Se sirvieron de una cámara que situaron a pocos centrímetros del suelo, en los parterres de flores que tenían al lado de los estudios, para grabar las plantas y a los insectos. Además, con el desarrollo de las técnicas de computación, pasaron de incluir apenas 50 hormigas en las primeras tomas a más de 400 en las escenas finales, convirtiendo la victoria de Flick en una pequeña gran historia épica.

Pixar iba de éxito en éxito, Monstruos S.A. en el año 2001, Buscando a Nemo en 2003, Los Increíbles al año siguiente y Cars en 2006, además de las siguientes precuelas de Toy Story.

Entre medias, se sucedieron diferentes batallas y negociaciones con Disney, hasta que, en enero de 2006, Disney compró Pixar por casi 7.500 millones de dólares, dejando a John Lasseter como director creativo en ambos estudios y a Steve Jobs como mayor accionista.

Lo que pasa desde 2007 nosotros ya lo conocemos. Pixar sigue siendo uno de los estudios de animación mejor reconocidos en todo el mundo. Porque ha sido creado por personas con gran visión de futuro, interesadas en el mundo de la creación de personajes, de la animación y, en definitiva, de contar buenas historias.

No son solo películas «de dibujos». Todos podemos disfrutarlas, porque cuentan historias entrañables y con trasfondo, capaces de llegar a los sentimientos. El poder de la animación es crear mundos imposibles con problemas reales en los que sentirnos identificados.

¡Hasta el infinito y más allá! 

Deja un comentario