Sobre Jack Skellington, Santa Claus y la ciudad de Halloween

Timothy Walter Burton, más conocido por la crítica como Tim Burton, es un director y productor de cine, escritor y dibujante estadounidense. Uno de sus títulos más conocidos es sin duda A nightmare before Christmas, es mundialmente aclamada y contiene, sin duda, las huellas de estilo más características del autor por encontrarse en un momento de su carrera, principios de los años 90, en el que ya había comenzado a mostrar su particular visión del mundo dentro del cine contemporáneo. 

Esta especial y peculiar película comenzó a forjarse en la mente del director en su más temprana juventud, como un proyecto personal marcado por un estilo visual único muy marcado por el sentimiento y las emociones de sus personajes más trabajados.  

Muchas de las cosas que ves cuando eres niño permanecen contigo… Pasas la mayor parte de tu vida intentando asimilar esas experiencias

Tim Burton

A pesar de que la idea original fue de Burton, y a él se le atribuyen todos los créditos por su poema de El Rey Calabaza como señor de Halloween, fue dirigida por Henry Selick en 1993. Consiste en un film que supuso un enorme riesgo comercial, y su costosa producción, al más puro estilo de animación stop-motion —es decir, fotograma a fotograma—, requirió un proceso largo, minucioso, lento y complejo de filmación. 

Jack Skellington

Las obsesiones de Tim, así como sus formas visuales preferidas, sus lugares más comunes y sus habituales tramas oscuras y pocas convencionales se ven reflejadas en esta obra cinematográfica. La manera en la que se cuenta la historia, así como la tensión psíquica que convoca al espectador y la profundidad psicológica que propone, con una enorme coherencia, hacen de esta una película imprescindible de apreciar. 

Su inicio nos transporta a cualquier cuento de Navidad que siempre nos hayan contado: “Erase una vez, hace mucho tiempo…”. Si bien es cierto, cabe destacar que esta historia resulta poco clásica y convencional. 

En ese espacio mágico y asombro, en el cual conviven de forma totalmente separada, todos los diferentes mundos que hoy en día corresponden a las más tradicionales fiestas del universo estadounidense (desde Pascua, hasta Acción de Gracias, pasando por St. Patrick’s Day), donde encontramos, como no podía ser de otra manera, la ciudad de Halloween, formada por seres infernales de todo tipo y liderada por el inigualable Jack Skellington.  

En ese espacio mágico y asombro, en el cual conviven de forma totalmente separada, todos los diferentes mundos que hoy en día corresponden a las más tradicionales fiestas del universo estadounidense (desde Pascua, hasta Acción de Gracias, pasando por St. Patrick’s Day), donde encontramos, como no podía ser de otra manera, la ciudad de Halloween, formada por seres infernales de todo tipo y liderada por el inigualable Jack Skellington. Una vez su fiesta de Halloween termina, el intelectual de la comunidad se siente abrumado por la linealidad de su mundo. Tras una jornada de reflexión en el bosque, su curiosidad le invitará a explorar mundos que nada tienen que ver con los sustos, murciélagos, cementerios y criaturas escalofriantes que él conoce, y descubrirá la existencia de un lugar sorprendente, colorido, cautivador y apasionante llamado Navidad. 

Es posible que en sueños hayáis visto el lugar, pues la historia tremenda que os voy a contar ocurrió cuando el mundo era antiguo. Seguro que os habéis preguntado ¿las fiestas, de dónde salieron? Si no, ahora vais a saber lo que fueron…

Voz en off

En el ámbito cinematográfico, esta película es ejemplar. Su continuada búsqueda de una formulación visual perfectamente estilizada, así como su enorme complejidad compositiva, en constante movimiento, con planos picados o contrapicados que muestran a sus personajes de una manera realista más allá de ser marionetas, crean una atmósfera creativa sublime.  

En cuanto a historia se refiere, la narrativa de ‘Pesadilla antes de Navidad’ nos regala un personaje muy particular que es absolutamente incapaz de entender la Navidad y todo lo relacionado con la conocida festividad invernal. Jack, víctima de adentrarse en un mundo extraño donde reina la nieve, las luces de colores y los regalos, no hace más que preguntarse “¿qué es?”, qué son aquellos objetos que no reconoce y nos cuestiona en una de las canciones más populares del filme, para terminar entendiéndola desde su propio punto de vista. Así mismo, su incomparable final, en el cual los ciudadanos de aquel paisaje moral, fantasmagórico y maravilloso que acoge toda la película, Halloween Town, responden con un sonoro Feliz Navidad nos muestra la unión perfecta de ambos universos enfrentados. 

Ya sabes, creo que esta cosa de Navidad no es tan complicada como parece. ¿Y por qué deberían divertirse sólo ellos? Debería pertenecer a todo el mundo. No a cualquiera, de hecho, a mí

Jack Skellington

Sin duda, esta creación acabó convirtiéndose, en un clásico de culto de animación, como aún es hoy, y supuso un soplo de aire fresco para la factoría Disney. Se habla de ella como una película creada por y para una generación de antiguos melancólicos, quienes encontraban en ella múltiples sensaciones de tristeza, curiosidad y abatimiento gracias a los elementos góticos y lúgubres de Tim. 

A nightmare before Christmas

Por último, en esta estética expresionista, su banda sonora original, a cargo de Danny Elfman, supone una perfecta sintonía para con el ambiente tétrico y tan especial que nos propone su director. Desde sus inicios donde Esto es Halloween concede, sin duda, un ritmo disparado a la película, hasta la escena final donde a todos se nos encoge el corazón con Jack, Sally y su Preciosa mía, crean una atmósfera musical inmejorable. 

Es una realidad que cada imagen que Burton nos regala en su peculiar universo lleno de belleza es un viaje infinito por mundos de fantasías que nos conectan con nuestro más oculto ego y nos invita a reflexionar y cuestionar nuestras creencias y sentimientos. Así, además, podemos afirmar que nunca antes habíamos sido capaces de disfrutar tanto del ladrón de la navidad como en el instante en el que Jack entra en nuestras vidas, con la intención de quedarse para siempre, y desde CAMS os invitamos a que no dejéis pasar la oportunidad de que os cautive a vosotros también.

Deja un comentario