Ninguna Ola

Podría pasar horas y horas escribiendo acerca de todas las razones por las que admiro a La Maravillosa Orquesta del Alcohol, pero resumiré todas ellas en la siguiente:  emoción. 

Esa perfecta sincronía entre los instrumentos y la voz de David Ruíz componen las canciones más plenas de sentimientos que podemos escuchar. 

En Ninguna Ola, su nuevo álbum, apreciamos una evolución que nos aleja, cada vez más, del country-folk que tanto admirábamos. Pero este grupo, haga lo que haga, nunca dejará de emocionarnos.

Portada de «Ninguna Ola»

1. 93 COMPASES

Los primeros acordes de la guitarra nos dejaban escuchar lo que tanto echábamos de menos de La M.O.D.A, aquellas canciones sencillas con un mundo entre sus palabras.

La singular voz de David Ruíz tomaba el protagonismo de la pieza, hablando, como de costumbre, de lo cotidiano, pero siempre buscando un trasfondo, una emoción que nos mueva a todos. 

Con la entrada del clarinete, descubrimos un pigmento nuevo en esta obra, y un crescendo nos conduce al estribillo que, con un golpe seco, nos introduce en la parte más fuerte de la canción. Todos nuestros sentimientos despiertan mientras la percusión los hacen sentir más vivos que nunca.

En las últimas frases, la percusión hace un crescendo para conseguir, más aun si puede, esa sensación de vida plena en cada persona que lo escuche. 93 compases es, sin duda, una gran apuesta para abrir el álbum de un grupo como es La Maravillosa Orquesta de Alcohol. 

2. LA VUELTA

La vuelta, canción elegida como primer single, anunciaba la llegada de un álbum no tan marcado por ese sonido folk tan propio de La M.O.D.A. Este suceso despertó nostalgia y cierto miedo en sus oyentes.

En La vuelta, teníamos algunas respuestas. Nos encontramos con un sonido más electrónico y una base marcada por la percusión. La voz de David Ruíz envolvía esos elementos para formar una espiral en la canción, no había reivindicación, sino fragilidad y reflexión. 

3. UN BOMBO, UNA CAJA

Esta canción constituía una de las apuestas más arriesgadas, a mi parecer, del disco. Y, sin lugar a dudas, se ha convertido en mi favorita. 

El solo de clarinete nos transporta justo donde quieren llevarnos, y el estribillo es elocuente y brillante. El uso de la caja de ritmos nos avisa del cambio en el sonido de La M.O.D.A, pero nos confirma que su latido sigue siendo el mismo.

4. CONDUCIENDO Y LLORANDO

La velocidad de las palabras y la vida nos puede aturdir, pero el mensaje es claro. El diálogo acompañado de una base de percusión nos presenta una historia, la de todos nosotros. La de nuestra sociedad. Parece que nunca podremos frenar. 

Y La Maravillosa Orquesta del Alcohol lo hace, y la voz de David, acompañada del piano, nos dan la tranquilidad que todos necesitamos, concienciándonos. 

5. REGRESSO À VIDA

Tal vez, Regresso à vida es la canción que nos transporta a los orígenes y tradiciones de La Maravillosa Orquesta del Alcohol. El silbido y el acordeón nos recuerda a sus grandes hitos, y la nueva percusión, con el contratiempo del clarinete, nos muestran la fusión con su nuevo sonido. Sin duda, lo analizo como un breve recorrido por su historia y sus raíces

6. BARCOS HUNDIÉNDOSE

Nada más comenzar, la melodía se presenta como fotogramas que pasan por nuestra mente repetidamente. Y este ritmo nos acompañará durante toda la canción a medida que se suman los numerosos instrumentos y, por supuesto, la voz de David Ruíz.

El saxofón toma importancia a lo largo de la obra y, de esta forma, La M.O.D.A nos deja un gran regalo en forma de música. No es una hipérbole. 

7. BANDERAS SIN COLOR

Una presentación con rock sucio nos presenta Banderas sin color. Tras los primeros segundos, la pista cambia por completo, e introducen la caja de ritmos que tanto está marcando el rumbo de este álbum. Llegamos al estribillo en un crescendo que se arrastra desde el inicio, en un contraste como el del invierno y el verano que señalanBanderas sin color supone la joya de la versatilidad en La M.O.D.A.

 

8. SEMIFINALES

La nostalgia se apodera de nosotros. Vivimos un recuerdo, uno muy lejano, pero del que siempre nos acordaremos.  Los instrumentos, más que nunca, se hacen protagonistas de esta obra maestra de La Maravillosa Orquesta del Alcohol. 

Semifinales se trata de un himno que no reconocemos, pues estamos acostumbrados a que suenen más fuerte. Pero, esta canción, tan simple como compleja, se ha convertido en uno de ellos. 

9. MEMORIAL

Poesía. Arte. Sentimiento. Muchas son las palabras con las que podemos definir a La M.O.D.A. Ellos consiguen representar todas ellas en sus canciones, y Memorial es prueba de ello. Un resurgir de todos, un nuevo inicio, un renacer de esta pequeña gran banda de Burgos y una mirada de esperanza al futuro, con una perspectiva totalmente distinta. 

10. COLECTIVO NOSTALGIA

Todos conocemos Colectivo nostalgia, un himno que traspasa cualquier tipo de barrera. Un himno que, gracias a su letra y melodía, nos hace más fuertes a partir de soltar nuestros miedos y derramar todas aquellas lágrimas retenidas. 

Solo, creo que lo hemos perdido todo

Deja un comentario