Tradiciones navideñas en Europa

«No existe la Navidad ideal, solo la Navidad que usted decida crear como reflejo de sus valores, deseos, queridos y tradiciones».

Bill McKibben, ambientalista y escritor estadounidense.

La Navidad es una de las fiestas que asociamos cada vez más con algo material: comprar regalos, celebrar fuera de casa o viajar a otros países. Los cimientos de la fiesta y el respeto por las tradiciones que se entrelazan en ella quedan un poco en un segundo plano. Como muchas otras costumbres y creencias del país, existen rituales y ritos heredados de la época pagana. ¿Cuáles son las tradiciones del país a las que es bueno adherirse para que podamos preservar la parte espiritual de la festividad?

Pero la globalización de estas últimas décadas ha provocado que muchas de las costumbres y tradiciones de los países estén en peligro de extinción. En la actualidad, prácticamente todos celebramos la Navidad de la misma forma, aunque hay tradiciones que afortunadamente todavía se conservan y este artículo comentaremos los hábitos que tienen en Finlandia, Grecia, Estonia y Bulgaria para celebrar las Navidades.

Finlandia

Las fiestas en este país se preparan desde el mes de octubre. Las familias se reúnen para contar antiguos cuentos, cantar canciones navideñas, elaborar exquisitos platos y adornar sus casas. A esta tradición la denominan pikkujoulu o “la pequeña Navidad”. El primer domingo de Adviento empiezan las celebraciones y es el día en el que el centro de la ciudad enciende sus luces. Además, todos conocemos los elaborados mercadillos navideños populares en estos países. Es muy común tomar un Glögi (una bebida hecha de vino especiado, almendras, pasas y vodka) para huir del frío, mientras se da un paseo por las casitas acompañadas de luz y alegría.

Otra costumbre interesante es que el domingo previo a las fiestas navideñas los finlandeses compran el árbol para llevarlo a sus casas. La tradición es adornarlo con banderitas de distintos países que representan la paz y la amistad. Además, los “himmeli” son un adorno muy común y se hacen con pedazos de caña muy finos formando formas geométricas. También los adornan con todo tipo de colgantes artesanales.

En Nochebuena los más pequeños esperan con impaciencia la visita de “Jouluppuki” o Santa Claus. No lo hace mientras duermen como en España, sino que cuando van a cenar entra por la puerta y les pregunta ¿Hay niños buenos en la casa?. Ellos le cantan algunas canciones y él les relata sus largos viajes. Suelen disfrazarse los padres de familia, un pariente o vecino para que su aparición sea más real.

Fuente: Aqua Oleum

Grecia

Los griegos tienen un periodo festivo conocido como ‘dodekaímero’ (lit. ‘período de doce días’) que va desde el 25 de diciembre hasta el 6 de enero.

El día 24 de diciembre (Η παραμονή Χριστουγέννων) es la víspera de Navidad. La tradición dice que grupos de niños van pasando casa por casa y cantando ‘kalanda’ que son las canciones tradicionales parecidos a los villancicos españoles. Es algo parecido a lo se hace en Halloween. Al terminar, los vecinos suelen regalarles dulces navideños, caramelos o algo de dinero. 

Una de las grandes diferencias con otros países es que en el día de Navidad no son comunes los regalos. Además, su costumbre con el árbol navideño también brilla por su originalidad. Hace un tiempo, el adorno navideño más característico en las casas griegas era el ‘karaváki’, un barco velero adornado con luces. Esto se debe a que los padres de familia pasaban mucho tiempo en las profundidades del mar y sus seres queridos los echaban de menos especialmente en estas fiestas tan hogareñas.

El día 25 de diciembre (Τα Χριστούγεννα), el día de Navidad, las familias más religiosas acostumbran ir a misa y después todos se reúnen en la mesa para la comida. No pueden faltar los populares dulces navideños griegos como los ‘kurabiédes’, que son una especie de polvorones, y las ‘melomakárona’, que son galletas de canela, nueces y miel con naranja.

Fuente: Travel Zone Greece

Estonia

En este país, la época navideña empieza con el Adviento. Los niños ponen calcetines navideños en las ventanas y todos los días hasta la víspera de Navidad, el 24 de diciembre, viene un elfo y lo pone algunos dulces.

En Nochebuena las familias se reúnen y por la noche Santa Claus les hace una visita y pide a los más pequeños de las casas que reciten poemas a cambio de regalos. La tradición y las decoraciones navideñas típicas son las luces y el árbol de Navidad, que suelen adornar unos días antes de las fiestas.

Después de dejar todo listo para la celebración de la noche del 24 de diciembre, justo antes de ir a la iglesia, en Estonia, como en otros países nórdicos, debido al frío es costumbre muy arraigada pasar unas horas por la sauna en familia.

Fuente: Caravana Osito

La Navidad como fiesta oficial fue prohibida durante la ocupación soviética. La temporada navideña tradicional se limitó a las celebraciones de Nochevieja y Año Nuevo. A pesar de estas restricciones, la Navidad se celebraba de forma no oficial, ya que un gran número de estonios participaba en los servicios religiosos de Nochebuena. La asistencia a los servicios de Navidad fue seguida por la costumbre de encender velas en las tumbas de los familiares. Esto se convirtió en una protesta pacífica a nivel nacional contra la ideología soviética y la propaganda atea en general. El día de Navidad en sí, un día laboral ordinario, se celebraba en casa en privado con los seres queridos y amigos cercanos. Debido a los cambios políticos de finales de los 80, la Navidad, el árbol de Navidad y Santa Claus recuperaron el reconocimiento público. Unos años más tarde, tras recuperar la independencia, la Navidad volvió a ser fiesta oficial. Algunas características nuevas, principalmente finlandesas y escandinavas, se han vuelto obvias junto con las antiguas tradiciones navideñas de Estonia. Uno de los más populares es la costumbre de celebrar la Prenavidad o la pequeña Navidad durante las primeras semanas de diciembre.

Cada año, el 24 de diciembre, el alcalde de Tallin declara la paz navideña desde el balcón del ayuntamiento medieval: una una tradición de 350 años que comenzó en el siglo XVII por orden de la reina Kristina de Suecia.

Bulgaria

Si bien la práctica religiosa se ha debilitado en este país, el cristianismo ortodoxo permanece arraigado en las tradiciones. La cena de Nochebuena es muy importante y tradicionalmente la comida del 24 de diciembre no puede llevar carne y consiste en poner un número impar de platos en la mesa: deberían de ser, 7, 9 o 12 comidas en la mesa festiva – 7, porque ese es el número de días de la semana; 9, porque el embarazo dura tanto y 12 porque tantos son los meses del año.

Además, el hombre mayor de la familia reza una oración, se interrumpe y entrega un trozo del pan a todos los miembros de la familia que están presentes en la mesa, comenzando por el mayor. En algunos lugares de la mesa debe estar presente el vino, necesariamente tinto. Como en otras costumbres religiosas, simboliza la sangre de Jesucristo y, por tanto, se coloca sobre la mesa.

En la tradición es imprescindible la visita de los ‘koledari’, hombres jóvenes dirigidos por un hombre mayor que les enseña los rituales especiales y las canciones tradicionales, que van por las casas cantando. Esta costumbre se celebra en la noche del 24 de diciembre, entre Nochebuena y la mañana de Navidad. Se cree que es entonces cuando figuras sobrehumanas aparecen, como vampiros o espíritus. Queda de las antiguas tradiciones paganas la creencia de que la visita de estos hombres tiene el poder de expulsar a todos las almas malignas y es por eso que pasan por la noche, la parte oscura del día.

En Navidad, después de una larga misa, todos los familiares se reúnen para un baile llamado ‘horo’, que se cree que simboliza la longevidad. La cena del 25 de diciembre es mucho más rica que la de Nochebuena, porque ya se permite comer carne.

Los regalos navideños llegan por la mañana del 25 de diciembre cuando los niños corren para ver qué hay debajo del árbol.

Fuente: Viajar a Bulgaria

¡Qué dulce es la infancia y más en Navidad!

Felices Fiestas a todos.

Deja un comentario