El gusto del cloro

Bastien Vivès

Bastien Vivès nos cuenta en este breve relato una historia muy tranquila, con una ilustración básica, que sabe transmitir a la perfección un mensaje muy complejo, más allá de las pocas palabras que intercambian los personajes. 

Nuestro protagonista va a la piscina porque se lo dice su fisio. Y allí, conocerá a alguien, entre el agua, la espuma y el cloro. 

Es increíble cómo El gusto del cloro consigue, a través de sus viñetas azuladas, transmitir esa sensación de estar nadando, del movimiento, de los golpes en el agua al chocar con los brazos y las piernas, ver el techo de la piscina mientras nadas de espaldas o esa paz al encontrarte buceando debajo del agua, debajo de todos los que están nadando, sin oír todos los ruidos. Porque, al abrir este cómic es como entrar en  una piscina: las duchas, toda la gente nadando o caminando por el borde, el eco, el cansancio… 

Es una historia breve, como un momento fugaz de la vida del protagonista, un momento para recordar pero no para aferrarse a él. 

Deja un comentario