Rosa Müller: «Llegó un momento en el que necesitaba compartir lo que creaba»

Rosa Müller, natural de Mérida (Badajoz), es una joven ilustradora que comparte sus obras a través de Instagram. Tras su formación en Música y Artes Escénicas en la Escuela de Arte de Mérida y Comunicación Audiovisual e Información y Documentación en la Universidad de Extremadura, decidió emprender en redes sociales para dar a conocer su verdadera pasión y trabajo, el diseño y la ilustración.

  • Comenzamos la entrevista hablando de tu formación, ¿Qué te llevó a comenzar tus estudios en la Escuela de Arte? ¿En qué te formaste posteriormente?

A medida que fui creciendo, los años de instituto, en cuanto a aprendizaje, eran vacíos para mí. Siempre huía de las matemáticas, de la literatura, la geografía…y supe que mi camino estaba muy separado. Comencé a estudiar el bachillerato de Música y Artes Escénicas en la Escuela de Arte de Mérida, y fue la mejor decisión que pude tomar. Tras formarme en esta rama de Artes Escénicas, decidí estudiar Comunicación Audiovisual e Información y Documentación en Badajoz.

  • ¿Cómo era un día en la Escuela de Arte? ¿Qué te llamaba más la atención cuando comenzaste?

Como ya he dicho, entré en la Escuela de Arte para estudiar el Bachillerato de Música y Artes Escénicas. Tenía clase de teatro, danza contemporánea, análisis o lenguaje musical. La rutina era la misma que en mi anterior instituto, pero la gran diferencia, y lo que más me llamó la atención, es que comencé a disfrutar de verdad el hecho de estudiar.

Cuando entrábamos en clase hacíamos ejercicios de respiración, de consciencia para conectar con nuestro cuerpo y empatizar con el personaje que interpretaríamos después. Y, entonces, comenzaban las clases, algunas más teóricas que otras. En cuanto a la música, no tocábamos instrumentos, sino que aprendíamos a analizarla.

  • ¿Cuáles son las facetas en las que se puede desarrollar un artista cuando estudia en un centro de estas características?

Pienso que todo depende del trabajo que realices en casa. Puedes dar una clase teórica, que todo el mundo recibe, pero lo que más cuenta es el tiempo que dediques en casa para formarte verdaderamente. Es una etapa en la que vamos a contrarreloj, pues luego nos enfrentamos a selectividad y parece que el único objetivo es saber una cantidad inmensa de temas, cuando realmente lo importante es aprender. Te desarrollas como artista cuando te expresas libremente y eres consciente de tus movimientos y de lo que llevas dentro.

  • ¿En qué momento, durante tus estudios, te diste cuenta de que querías dedicarte a la ilustración?

Durante la etapa de Bachillerato, siempre estábamos en constante contacto con nuestros compañeros que estudiaban el Bachillerato artístico y, realmente, ahí fue cuando comenzó mi pasión por la ilustración. Durante mi etapa universitaria, cuando sacaba un poco de tiempo, empecé a dibujar y practicar, a invertir en el material que necesitaba…pero, como ya he señalado, era un hobbie, pues no disponía de mucho tiempo libre.

Cuando terminé la universidad, al tener más tiempo libre, decidí abrirme una cuenta en Instagram para compartir mi trabajo. Y, desde entonces, he desarrollado la constancia y, poco a poco, recibo cada vez más encargos, tengo más apoyo en redes…

  • ¿Qué te aportó la carrera de Comunicación Audiovisual e Información y Documentación?

Desarrollé la paciencia. Información y Documentación es una carrera muy pesada: organización de archivos, bases de datos, organización de colecciones…La hice como complementaria para tener más formación, no porque me gustase, por lo que al acabarla, no he querido seguir formándome o trabajar en ese ámbito. 

En cuanto a Comunicación Audiovisual, creo que en mi universidad es una carrera muy dura, y no por dificultad. No te enseñan nada laboralmente, solo las herramientas y conceptos básicos, es muy teórica y poco práctica. Vale mucho más los proyectos que desarrollas a parte que la formación universitaria. Lo único que cuentan son tus proyectos, tus portfolios…va a ser lo que te diferencie del resto. 

  • ¿Hubo alguna asignatura o profesor que te inspirase a crecer como artista?

Sí, mi profesor de filosofía. Suspendí su asignatura y a raíz de ahí me hizo pensar que todo no es como yo creo. Entonces me di cuenta de la importancia de pensar y del trabajo y sacrificio que supone aprender y crecer. 

  • ¿Qué te impulsó a publicar tus diseños y trabajo en redes sociales?

Simplemente quise compartir lo que estaba haciendo, llegó un momento en el que me apetecía y en cierto modo, lo necesitaba. He aprendido, además, a ser constante. Según he crecido en la plataforma he conseguido inspiración y, por supuesto, sigo aprendiendo día a día. Estoy muy contenta de enseñar mi trabajo al mundo.

  • ¿En qué te inspiras a la hora de dibujar? ¿Consideras que tienes un estilo en concreto?

En redes sociales me ciño a seguir una paleta de color. Sin embargo, cuando dibujo sin pensar en redes me salgo de ese patrón. Me gusta salirme de esa zona de confort para perfeccionar mi técnica o aprender cosas nuevas. El arte es así, debes salir de tu burbuja. 

En cuanto a inspiración, gracias a Instagram, he conocido a muchos ilustradores que hacen un trabajo increíble, así como en Pinterest.

  • Sueles utilizar colores pastel o neutros para darle tu toque personal a las ilustraciones, ¿consideras que es una de tus características más personales?

Sí, o sea, lo hago a conciencia para crear mi marca personal. En casi todas mis ilustraciones dibujo a mujeres, añado flores con el objetivo de conectar con la tierra, la naturaleza…me representa totalmente, y es lo que quiero transmitir a toda aquella persona que vea mis ilustraciones.

  • ¿Tienes algún referente dentro del mundo de la ilustración?

Un referente como tal, no. Pero sí hay dos personas que me inspiran, no solo con su arte, sino con su constancia y su trabajo de tantos años.

Una de esas personas es Inés Jimm. Le sigo desde hace años y he podido ver su evolución, tanto lo que ha mostrado personalmente como profesionalmente en el mundo de la ilustración. Con el tiempo, además de inspirarme, me hizo pensar «Si ella ha conseguido superarse, dibujar y compartirlo, ¿por qué yo no?»

La otra persona que me gustaría destacar es Patricia Sin Prisa. Tiene una estética impresionante y, además, ha estudiado tanto la anatomía que sus obras tienen una calidad impresionante.

  • Cuando comienzas una ilustración, ¿dibujas a través de tus sentimientos?

Depende. Debo admitir que, aunque me sienta representada con lo que subo a Instagram y me guste, tengo muchos otros dibujos que no me atrevo a subir, pues son demasiado personales. Considero que esas ilustraciones que no he compartido son las que tienen alma, las que muestran mi personalidad y mis sentimientos. Considero que, en el caso de Instagram, hay ilustraciones que hago a consciencia porque sé que van a gustar, porque van a tener un gran alcance…pero hay otros dibujos que prefiero guardarlos.

  • ¿Te resultó difícil emprender?

No. De hecho, es un proceso que me está enseñando muchas cosas en el que además me siento muy orgullosa de estar creciendo cada día. Instagram es una plataforma genial para darte a conocer y, sobre todo, llegar a personas que jamás pensabas que verían tus ilustraciones. Esto último fue algo que me sorprendió mucho, y es que las personas que más interactúan contigo no son tus amigos o conocidos, sino personas que descubren tu cuenta y con cada comentario o cada publicación que comparten, te ayudan a crecer.

Ahora estoy proponiéndome nuevos retos para continuar creciendo. El primero, sin duda, será crear mi propia tienda online para presentar facilidades a todas aquellas personas que quieren una obra y darme a conocer. El segundo, el de comenzar a interactuar con mis seguidores a través de la cámara.

  • ¿Cuál fue el recibimiento de tu público una vez comenzaste a compartir tus ilustraciones?

Siendo sincera, al principio la gente no te hace caso. Cuando comencé a compartir mi trabajo en rosacreativaa, solo me apoyaban mis amigos. Con el tiempo, llegó el efecto rebote. Empecé a subir más contenido y, con el tiempo, los seguidores crecieron casi de repente. Ese trabajo dio sus frutos y las personas comenzaron a compartir mi contenido.

  • ¿Cuáles consideras que son las claves para crecer en Instagram?

La presencia, el tomártelo en serio. Si no tienes seriedad en tu trabajo, la gente tampoco lo tomará en serio. Al fin y al cabo, las personas captan tu energía, y recibirás lo que transmites. Por supuesto, la exposición es muy importante, el estar ahí constantemente, el seguir creando incluso cuando no tienes ganas.

  • Cuéntanos cómo trabajas cuando tienes un encargo. ¿Cómo se desarrolla tu proceso creativo?

Cuando una persona me hace un encargo, en primer lugar, busco los puntos clave de la fotografía que me envía y, a partir de ahí, hago un boceto. Una vez lo termino, comienzo a darle color y detalles según lo que me han pedido. Sin embargo, mi parte favorita es cuando me dicen «haz lo que tú quieras». Cuando me dan esa libertad creativa, disfruto muchísimo más de mi trabajo, y eso se refleja en el resultado final.

Me tomo muy en serio mis encargos porque, al fin y al cabo, las ilustraciones que comparto en Instagram no son para nadie en concreto, por lo que pueden estar más o menos trabajadas. Pero, cuando alguien me encarga una ilustración, pienso que es una obra que esa persona me ha confiado y tendrá durante el resto de su vida, por lo que pongo todas mis ganas y esfuerzo en ella.

  • ¿Podrías dar un consejo a todas aquellas personas que quieran dedicarse al diseño y la ilustración? ¿Y para los que están empezando a formarse en ello?

La clave siempre está en desarrollar proyectos propios y, sobre todo, aprovechar las herramientas de las que disponemos para compartir nuestro trabajo. Nadie nace sabiendo y, hasta que no nos ponemos verdaderamente a ello, no conseguimos crecer. Es importante dejar la vergüenza y las inseguridades a un lado, porque realmente, solo nosotros somos conscientes de nuestro trabajo. En redes sociales solo se ve el resultado final, por lo que la gente juzgará para bien o para mal, pero cada uno sabe cómo trabajar y, si está orgulloso de su proceso, solo debe ir mejorando con más práctica.

Una canción que represente tu forma de trabajar

Feeling Good de Michael Bublé

Una serie

Madam C. J. Walker: una mujer hecha a sí misma.

¿Para quién te gustaría trabajar?

Para mí. Me gustaría tener mi propia agencia digital, con mis propios tiempos y espacios.

Un sueño en la ilustración

Ilustrar un libro.

Un lugar que te inspire

Viajar fuera de España.

Un comentario en “Rosa Müller: «Llegó un momento en el que necesitaba compartir lo que creaba»

Deja un comentario