Memorias de una ‘bookworm’

¿Alguna vez cogiste un libro y supiste de inmediato que te iba a gustar? A mi me ha pasado, en varias ocasiones. He de decir que siempre me ha gustado leer y le echo la culpa a la saga de libros de olores: Gerónimo Stilton en el Reino de la Fantasía. Estos me introdujeron a la lectura de aventuras que siempre se me antojaba divertida y amena. La variada tipografía junto a las singulares páginas con olores hicieron que me terminase los libros en una noche. Así me convertí en una «bookworm» a los 10 añitos.

Yo ya leía otors libros antes que este. Mi hábito a la lectura se lo debo a mi madre, pero sobre todo a mi tía que por mi cumpleaños, o en cualquier ocasión, aprovechaba siempre para regalarme algún libro. Ya a esa edad solo quería coleccionar libros, que seguro que todos vosotros conocéis: Kika Superbruja, Jacobo Lobo, Junie B. Jones, etc.

Ya era una gran amante de la lectura hasta que llegó a mi la literatura juvenil y, con ella, la de amor. Por mi 12 cumpleaños me regalaron el primer tomo de Los Juegos Del Hambre de Suzanne Collins, no lo leí, me lo bebí. Así continué con el resto de la saga. Mi familia estaba impresionada de lo rápido que podía llegar a leerme un libro. Mi padre me retó un verano, no se creía que podría leerme el último libro de la saga Crepúsculo: Amanecer de Stephenie Meyer (un tocho tremendo) en una sola semana. Era verano tenía todo el tiempo del mundo y a pesar del reto, conseguí socializar sin problemas. Gané la apuesta.

Uno detrás de otro puedo decir que he leído ya más de 100 libros, me cansé de contarlos. Ahora la fantasía es uno de mis géneros favoritos, de hecho, mi libro preferido es Donde Los Árboles Cantan de Laura Gallego (mi autora preferida). Aún así, cualquier tipo de literatura me gusta. No importa el género del libro, lo importante es que enganche desde el principio.

Soy la típica persona que va recomendando libros a diestro y siniestro, es mi forma de compartir con el mundo. Mis amigas y yo estamos muy unidas a través de la literatura, me parece mágico, puesto que después de leernos algún libro nos ponemos a comentar la historia. Hemos leído el mismo libro, pero tenemos opiniones muy diferentes al respecto y compartirla nos enriquece a todas.

Con esto no quiero que se me vea como una súper lectora, solo quería resaltar mi gran pasión por los libros. Para el día del libro tenía planeado escribir algo bonito, un texto que fuera como una oda a la literatura, pero me parece mucho más bonito contar mi historia y poder conocer la vuestra. Al final la lectura nos une a todos de una manera u otra. Así que, ¿cuál es tu historia?

Feliz día del libro.

Deja un comentario