El Imperio Final – Nacidos de la Bruma I

Ficha 

  • Título original: The final empire
  • Autor: Brandon Sanderson 
  • Saga: Nacidos de la Bruma I, Primera Era 
  • Editorial: Nova
  • Nº de páginas: 672 
  • Año de publicación: 2007 
  • Traducción: Rafael Martín Trechera 

Sinopsis 

“Durante mil años, han caído  las cenizas y nada florece. Durante mil años, los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años, el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes y a su inmortalidad. Le ayudan obligadores e inquisidores, junto a la poderosa magia de la alomancia. Pero los nobles a menudo han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los nacidos de la bruma

Ahora, Kelsier, el superviviente, el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte… Tal vez los dos, unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años, logren cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.”

¿Sabes? A veces hasta me sorprende que lo intentemos. Con todo lo que nos han hecho (las muertes, las torturas, las agonías) cabría pensar que renunciaríamos a cosas como la esperanza y el amor. Pero no lo hacemos. Los Skaa siguen enamorándose. Siguen tratando de tener familia y siguen afanándose. Quiero decir… aquí estamos, luchando en la loca guerra de Kell, resistiéndonos a un dios que sabemos que va a matarnos a todos.


Luthadel. Ilustración de Ben McSweeney

Opinión

¿Por dónde empiezo? Este ha sido uno de los libros con el sistema de magia mejor detallado que he leído en mucho tiempo. Al principio, precisamente por eso, puede ser algo denso, unido a todos los palabros nuevos como alomancia, inquisidores de hierro o el Cantón de la Misericordia. Aunque personalmente, cada vez que leo estos términos, me apetece seguir leyendo más y más. 

Kelsier. Ilustración de Nijuuni

La lectura es super rápida, llena siempre de acción, tiene un ritmo trepidante. Desde las presentaciones de los personajes, los planes que maquinan, la puesta en marcha de estos y su cumplimiento o su irremediable fracaso, todas las vueltas de tuerca y los giros inesperados que toma la trama… No por nada se ha llegado a comparar a Brandon Sanderson (el dios al que le rezo) como el “Tolkien contemporáneo”, siendo uno de los autores de fantasía épica más renombrados en los últimos años.  Su forma de crear magias parece matemática, con la precisión de una ciencia. 

Él defenderá sus costumbres y, sin embargo, las violará. Será su salvador y, sin embargo, lo llamarán hereje. Su nombre será Discordia y, sin embargo, lo amarán por ello.

Cada capítulo empieza con un fragmento de un libro. Al principio no sabemos quién nos habla a través de esas páginas, y poco a poco, a medida que la trama avanza, podemos ir sospechándolo, hasta el momento en el que nuestros protagonistas encuentran dicho libro y lo leen al igual que nosotros. 

Y hablando de los personajes, ¡qué maravilla! Los dos protagonistas, Kelsier y Vin, se complementan a la perfección, como un yin y un yang. Kell es embaucador, carismático, optimista, muy inteligente, pero a su vez, temerario. Está dispuesto a hacer lo  que sea por derrocar al Imperio Final y al Lord Legislador. Mientras que Vin es todo lo contrario. Desconfiada y recelosa, al principio no se fía mucho de las intenciones de Kell, si es verdad que su pasado lo justifica. Poco a poco, el crecimiento y la evolución de Vin como personaje se van haciendo patentes, en un descubrimiento no solo de sus habilidades, sino de sí misma y de aquello a lo que está dispuesta a renunciar. 

Vin. Ilustración de Loshimizu_Art

El resto de la banda están llenos igualmente de personalidad. El inteligente Dockson, Hamm el filósofo, Brisa y su ética peculiar, el pensativo Clubs, Marsh y su sentido de la responsabilidad, siempre realista, y el sabio Sazed. Es imposible no cogerles cariño, siendo todos tan diferentes, tan variopintos, y complementándose tan bien. 

Y como ya había dicho antes, el punto en el que destaca este primer libro de la saga es la increíble construcción de la magia y de su mundo. Más tarde, a lo largo de la saga, se irán introduciendo otras magias, pero la que destaca aquí es la alomancia

Funciona dependiendo de los tipos de metales que una persona ingiere. Si un alomántico controla solo un metal, se le llamará brumoso. Si controla todos los metales, será un nacido de la bruma. Los metales, por su parte, se pueden clasificar según afecten al propio alomántico, potenciando sus propias habilidades, como aumentar la fuerza o mejorar la percepción; a otras personas, influyendo en sus emociones; o manipulando los propios metales, atrayendolos o repeliéndolos. 

Conclusión

El Imperio Final es la primera novela de una gran saga de fantasía épica. Veremos la dicotomía entre las sucias calles y los barrios bajos de la ciudad, frente a la gran opulencia de las mansiones de las grandes familias, intrigas políticas vestidas de bailes de gala, ladrones ocultos en las brumas, espectros acechando, un Lord Legislador gobernando con mano de hierro junto a sus inquisidores, y una rebelión resurgiendo de las cenizas que caen cada día del cielo.

Represento aquello que nunca has podido matar, no importa cuánto lo hayas intentado. Yo soy la esperanza. 

Deja un comentario