Guía de viaje: Asturias

Un viaje a Asturias, independientemente de la fecha y la duración, significa desconectar y estar en sintonía con la naturaleza. El pasado puente de octubre pude disfrutar de esta región que todavía no había visitado, razón por la que quise visitar todos los lugares posibles para hacer esta guía de viaje.

También conocido como el techo del Cantábrico, la zona oriente de Asturias acoge un increíble contraste de paisajes entre su naturaleza. Entre los lugares más aclamados, destacan el Parque Nacional de los Picos de Europa, el Parque Natural de Ponga y las villas marineras de Ribadesella o Llanes.

En esta guía, viajaremos por los pueblos y paisajes más turísticos de la zona, para así, entrar en contacto en un primer viaje por Asturias con su naturaleza, cultura y gastronomía.

Primer día

Ribadesella

Ribadesella Asturias

Ribadesella lo tiene todo: mar, río y montaña. Esta villa marinera fue fundada por Alfonso X El Sabio y, a día de hoy, es conocida por su puerto y las numerosas actividades que se realizan. Entre ellas, destaca el evento deportivo del descenso del Sella.

En su paseo marítimo, pudimos descubrir no solo los diferentes parajes que ofrecen sus vistas, sino también la historia del pueblo costero a través de los seis murales de cerámica creados por Antonio Mingote y Toni Silva y los carteles con información de interés sobre cada criatura de la mitología asturleonesa.

En la parte alta de la ruta, entre las casas más escondidas, encontramos los acantilados del pueblo y unas increíbles vistas a la playa de Santa Marina.

Ribadesella
Playa de Santa Marina

La playa de Santa Marina es uno de los paisajes más asombrosos de la costa asturiana. Siguiendo el río Sella y pasando el puerto, las aguas terminan en un inmenso arenal de un kilómetro y medio. Esta playa está rodeada de casas y palacetes que se abre a los picos más altos del municipio, las sierras de Escarpa y el monte de Mofrechu.

Puerto Ribadesella
Puerto de Ribadesella

Junto al puerto, en «Sidrería La Marina», degustamos las siguientes tapas a un precio bastante económico y de gran calidad: croquetas caseras de jamón, chorizo a la sidra, revuelto de gulas con gambas y pulpo a la brasa. Sin lugar a dudas, nuestros platos favoritos fueron el chorizo y el pulpo. ¡Muy recomendados!

Llanes

Tras la visita a Ribadesella, nos dirigimos a Llanes para pasar la tarde. En primer lugar, fuimos al paseo marítimo del concejo, totalmente distinto al que habíamos visitado horas atrás en Ribadesella. Este paseo marítimo recorría el enorme acantilado a un lado. Lo que más me llamó la atención fue la tranquilidad que suponía caminar en un paseo que, simplemente, estaba compuesto por naturaleza. Desde este lugar, pudimos divisar algunas playas y lugares emblemáticos de Llanes.

El centro histórico de Llanes compone uno de los enclaves más curiosos que he visitado. Tras ver las playas, recorrimos sus estrechas calles de piedra hasta llegar al puerto, situado en medio del pueblo, lo que le da un contraste muy curioso a la vez que bonito.

Carbayón

En una pastelería junto al puerto compré un carbayón. Es un dulce típico asturiano compuesto de una masa de hojaldre rellena de almendras y cubierto de dulce de yemas y glaseado de claras. No sabía de su existencia y fue todo un descubrimiento para mí. ¡Está buenísimo!

Segundo día

Rutas de senderismo y Cangas de Onís

En nuestro segundo día, tras visitar los pueblos más conocidos de la zona, preferimos hacer diferentes rutas para ver las playas que nos rodeaban. No tuvimos la misma suerte que el día anterior en cuanto al clima, y esta vez disfrutamos de una tormenta para completar la experiencia de mi primera visita al norte de España.

Restaurante «El abuelo»

Tras una ruta de cinco o seis kilómetros, pusimos rumbo a Cangas de Onís, otro de los pueblos más turísticos de la zona, para reponer fuerzas antes de la siguiente ruta. Esta vez, fuimos al restaurante «El abuelo», junto a iglesia del pueblo, para degustar los platos más típicos de la gastronomía asturiana.

Sin duda alguna, fue uno de los mayores aciertos del viaje debido a la calidad y sabor de todos y cada uno de los platos. En primer lugar, como entrante, pedimos croquetas caseras de cabrales. El sabor es exquisito y la relación cantidad-precio aceptable (debo romper una lanza a favor del restaurante y admitir que nos habíamos comido la mitad de las croquetas cuando hice la fotografía). La fabada asturiana, junto a los cachopos, fueron las joyas de la corona. El sabor del caldo era impresionante, y el punto de las alubias perfecto. En cuanto a los cachopos (sí, pedimos dos a pesar de que la pieza era enorme), además de estar muy buenos, nos sorprendió la cantidad de queso que contenían y, sobre todo, la mezcla con el membrillo, ¡todo un acierto!

Para terminar, y siempre acompañado de sidra, degustamos escalopines con salsa de queso al cabrales y cuatro postres: arroz con leche, mousse de limón, mousse de chocolate y mousse de queso. Si tuviese que decantarme por alguno, lo haría por el arroz con leche o la mousse de queso.

En nuestra segunda ruta del día, de otros cinco kilómetros, recorrimos la ría del Sella desde el centro del pueblo hasta el Parador de Cangas de Onís. En el trayecto, pudimos divisar los preciosos paisajes asturianos escondidos entre la niebla en un día frío, además de descubrir el pequeño pueblo de Vega de los Caseros, que estaba repleto de hórreos tradicionales.

Tercer día

Playas de Gulpiyuri y Torimbia

En nuestra última mañana en Asturias visitamos algunas de las playas más famosas de la costa. En primer lugar, fuimos hasta la playa de Gulpiyuri, palabra antigua de origen astur que significa «círculo de agua». Gulpiyuri es considerada la playa más pequeña del mundo y, en 2001, fue declarada monumento natural. Por último, volvimos a hacer una ruta, esta vez para llegar a la playa de Torimbia, famosa por sus vistas a la costa y su forma de media luna.

En dos días y medio bien aprovechados, tuvimos la enorme suerte de conocer numerosos lugares de Asturias. A través de esta guía, acompañada de algunas de las fotografías que tomé en el viaje, os animo a conocer esta zona tan impresionante.

Deja un comentario