Juancho Marqués, la luz de Madrid

El pasado 13 de noviembre, Juancho Marqués hizo historia en el Palacio Vistalegre de Madrid. Entre recuerdos, lágrimas de emoción y los mejores versos de la poesía del artista, miles de personas disfrutaron de un concierto imposible de olvidar.

Fotografías: David Madrid @deivithmadrid

Juancho Marqués en el Palacio Vistalegre
Juancho Marqués en el Palacio Vistalegre. Fuente: David Madrid

Tras dos años de espera al que sería el concierto de fin de gira de su álbum más maduro y emocional, «Álbum uno», Juancho Marqués anunciaba a través de Twitter que aún no creía que hubiese llegado el día de su concierto más especial. De igual manera, las redes se llenaban de mensajes de expectación por el show que ofrecería el artista, así como por todos los amigos que lo acompañarían en el escenario.

Y el momento de magia llegó. Casi a las nueve de la noche, Juancho Marqués aparecía en el escenario, entre las luces y los gritos de los fans, vestido entero de blanco, entonando unos versos de Química a modo de prólogo de lo que sería un concierto pleno de emoción. Sin dar tiempo a reaccionar, las luces del Vistalegre tomaban un color azul intenso para que el músico cantase el primer tema de su «Álbum uno», Luz Azul.

Tras esta introducción llena de la delicadeza, pero también de la crudeza de su poesía, Juancho Marqués quiso dirigirse a su público. En sus palabras, agradeció la oportunidad que le brindaba tanto su familia, amigos, equipo y seguidores por hacerlo vivir de la música. Y, durante todo el concierto, habló de la importancia de abrazar, besar y mostrar nuestro amor en cada canción y cada día de nuestra vida.

Juancho no solo estaba realizando su show, sino que contaba las historias detrás de algunas de sus canciones. Los momentos más emocionantes del concierto llegaron a través de estas historias, como en Desde el Parnaso, tema que el Vistalegre cantó a coro tras descubrir la historia detrás de este título.

Fuente: David Madrid

Juancho y sus amigos llenaron el escenario

Durante el concierto, que duró casi dos horas y media, el músico no quiso olvidar sus raíces, su rap más agresivo ni su ambiente festivo. Juancho no se olvidó de nadie, y es que por el escenario pasaron, entre muchos otros, los siempre impecables Natos y Waor y Sule B. Tampoco faltó J Dose, con quién cantó En Privao, tema que comparten y que llenó el Vistalegre como si fuese el último. Participaron, también, los componentes de Fuel Fandango para cantar Un nuevo mundo, canción que creó un ambiente muy íntimo a la vez que potente con la fusión de los instrumentos que acompañaban las voces de Juancho y Nita, que hizo una actuación maravillosa.

Si hablamos de un ambiente especial, no podemos pasar por alto la colaboración con Marina Reche en A ciegas. Este acústico consiguió no solo emocionar al público, sino también a los propios artistas, que desde el escenario pudieron ver miles de luces acompañándolos.

Palacio Vistalegre
Fuente: Cristina Tubilla @cristinatg13

En la recta final del concierto, como última colaboración y siendo esta la más esperada, Recycled J saltó al escenario para ofrecer, junto a Juancho, un auténtico show en Ibiza, canción que hizo saltar a todo el estadio.

«Nos vamos a comer el mundo»

Y esto no fue todo, porque Juancho Marqués guardaba más sorpresas. A pesar de no poder colaborar en directo con La Maravillosa Orquesta del Alcohol debido a la indisposición de la banda, los protagonistas de Nos vamos a comer el mundo fueron sus sobrinos. Los pequeños subieron al escenario y, tras un momento lleno de cariño e intimidad con su tío, expusieron información sobre el síndrome de Prader-Willi que padece una de ellas. El artista pidió ayuda a sus fans con el objetivo de visibilizar la enfermedad y recaudar fondos para facilitar la vida de estos niños y sus familias a través de la construcción de un centro especializado.

Este momento, acompañado de la emoción, el confeti y los acordes de Nos vamos a comer el mundo, se transformó en un canto a la alegría y la nostalgia, al amor y la tristeza que unió los miles de corazones que se encontraban esa noche en el Vistalegre.

Para cerrar el concierto, Juancho volvió a aparecer en el escenario cuando todos aclamaban su nombre para cantar la misma canción con la que abrió la noche, Química, esta vez completa y con más emoción que nunca.

Juancho Marqués acompañado de sus sobrinos. Fuente: David Madrid.
«Nos vamos a comer el mundo». Fuente: Cristina Tubillo @cristinatg13

Juancho Marqués, junto a todos sus amigos, fueron la luz de Madrid en una noche tan especial como irrepetible para todos sus seguidores. Unas horas después del concierto, el artista compartía estas palabras de agradecimiento en Twitter para cerrar la brillante etapa que ha supuesto «Álbum uno».

Fuente: David Madrid

Deja un comentario